El León Curioso

viernes, 9 de enero de 2009

El Postigo del Oso

La muralla de León a lo largo de su historia ha tenido muchas puertas y postigos, que han ido creándose y desapareciendo con el paso del tiempo y la ayuda de los que de alguna manera han tenido el destino de la ciudad en sus manos.

Uno de estos accesos a la ciudad a través de la antigua muralla fue el postigo del Oso, que se abrió a finales del siglo XIV (hacia 1383) para comunicar el Barrio Judío con el Barrio de San Martín.

Según el nomenclátor del Término Municipal de León, la denominación de Postigo del Oso se corresponde con lo que actualmente es la Rinconada del Conde Rebolledo.

El Postigo del Oso estaba situado al final de la Calle Azabachería, próximo al actual Rincón del Conde Rebolledo, y enlazaba la Calle Azabachería con la Calle Zapaterías (Calle Boteros según el plano de la ciudad de León de 1792 del Padre Risco ).

Cuentan que el postigo se cerró por “sugerencia” de Don Diego Villafañe y su mujer Doña María Quiñones, que vivían en una casona-palacio colindante con el postigo. La casona y su escudo todavía se conservan en la actualidad.

El 10 de abril de 1912, siendo alcalde de Leon Alfredo Barthe Sánchez Sierra, se perforó un pozo artesiano en la Rinconada del Conde Rebolledo, que todavía existe hoy en día, aunque sin agua.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades por tu blog... Me parece muy interesante todo lo que presenta y lo quiero incorporar al mío (mayody.blogspot. com)como vínculo. Yo le dedico muy poco tiempo y apenas lo tengo trabajado.
Un saludo de Yolanda.

Musicalité dijo...

Un asombro y un gusto haber encontrado tu blog, va de cabeza a favoritos, espero que tenga una larga vida. Un saludo y un abrazo de una paisana.

El León Curioso dijo...

Es un verdadero gustazo leer vuestros comentarios.
A Yolanda agradecerle el vínculo y darle ánimos con su blog, que a pesar del poco tiempo que dices que le dedicas está muy bien.
A musicalité dos deseos. Uno, que ya esté recuperada de su cita de Noviembre y otro que el espejo haya empezado ya a ser su amigo.

Un saludo

La vecina del primero dijo...

Bueno, bueno, no demonicemos a Don Diego. Los postigos con para abrir y... obstruir. Además, si la "indirecta" partió de su costilla no se hable más. AMÉN.

Un post pulcro y singular, como todos los que he leído por aquí, León Curioso. :))

La vecina del primero dijo...

Huy, donde pone "con para..." quise poner "son para...". Sorry.

Estoy valorando la posibilidad de cambiar mi nombre... ¿qué tal "La mononeura del primero"? Glups.

El León Curioso dijo...

Uy uy uy, una mujer reconociendo que las indirectas de las de su género pueden cerrar y abrir postigos... Esto puede sentar un grave precedente.

Con...., son...., yo creo que las teclas del teclado no están siempre en el mismo sitio. Cuando ven que las van a golpear con un dedazo se apartan, y al final tecleamos a la más despistada o a la más torpe.