El León Curioso

domingo, 1 de marzo de 2009

El Sanatorio del Dr. López Otazú

El doctor Joaquín López Díaz-Otazú se inició en el ejercicio de la medicina en León en una consulta que abrió en la calle Padre Isla, consulta que posteriormente trasladó a la calle Lope de Vega. A principios de los años 50 abrió un sanatorio en la calle Ramón y Cajal nº 13.

Pero el doctor López Otazú era un hombre emprendedor, y en el año 1954 le encargó al arquitecto asturiano Juan Vallaure Fernández-Peña la redacción del proyecto de lo que sería el sanatorio que se ha mantenido hasta hoy como la clínica López-Otazú.


El edificio, construido sobre un solar muy irregular situado en la esquina que forman las calles Lancia y Ramiro II e inaugurado el 27 de enero de 1957, se compone de un semisótano, una planta principal y cuatro plantas más.



Originalmente el semisótano se destinó casi en su totalidad a dormitorios para las enfermeras y a vivienda del portero. En la planta principal, a la que se accedía desde la calle después de subir unas escaleras, se instalaron la recepción, las consultas y el quirófano. Como curiosidad señalar que en el quirófano se instaló una zona acristalada para que los familiares y otros interesados pudieran asistir en directo a las operaciones.



En las plantas primera, segunda y tercera estaban las habitaciones destinadas a los pacientes. Éstas eran de dos tipos: estaban las de segunda, con dos o tres camas por habitación y baño compartido en el pasillo, y las de primera en las que había un baño para cada dos habitaciones.

El Dr. López Otazú se reservó la planta cuarta del edificio para vivienda familiar, y para conseguir cierta independencia con respecto al resto del sanatorio le pidió al arquitecto que incluyera en el diseño del edificio una escalera independiente para acceder a la vivienda.


La única cocina que existía en todo el edificio estaba en la planta cuarta, por lo que también tuvo que instalarse un montaplatos para comunicarla con el resto de las plantas.



La Unión Médica Previsora publicó en el año 1961 un folleto en el que se detallaban las “virtudes” y principales características del nuevo sanatorio:













Este folleto puede descargarse en formato PDF desde AQUÍ. (1,1 Mb)

13 comentarios:

Reformas Arias dijo...

Estamos trabajando al lado, casi salimos en la foto, je je.
Impresionante artículo, buena recopilación de datos.

galerada dijo...

Me he encontrado con tu blog por pura casualidad, me ha sorprendido lo del Sanatorio Otazú, yo nací ahí, y ver la lista de los médicos de la Unión Previsora,me trae recuerdos de algunos amigos de mi padre, como d. Candido Gonzalez, sigue poniendo curiosidades las leeré con avidez un saludo.

Anónimo dijo...

Oye, me encanta tu trabajo sobre el López Otazú, ¿ podrías hacer lo mismo con el Sanatorio del doctor Hurtado?. He buscado fotos del edificio y no consigo ninguna.
Sería buena idea dar a conocer la historia de los edificios más emblemáticos de León:casa Roldán, casa del coño,que a algunos les dicen mucho y a otros nada.
Enhorabuena

ActiEdLeon dijo...

Interesante, sí. Las historias de los edificios, sus orígenes, primeros objetivos, ideas de sus promotores... en realidad forman un poco parte de la historia de todos los leoneses.
Un saludo y a seguir con estos interesantes reportajes.
¡Gracias!

El León Curioso dijo...

Es cierto. Cada edificio actual o pasado gracias a los que (o a pesar de ellos) la ciudad en la que vivimos tiene el aspecto que tiene, ocultan muchas historias detras. La de sus promotores, la de sus arquitectos, la de los que participaron de alguna manera en su construcción, la de los usuarios finales .... Y seguro que en todas esas historias hay algo que merece ser contado. La pena es que muchas de ellas se pierdan.

Desde este blog, si el tiempo y las ganas me dejan, intentaré ir recuperando algunas de ellas.

Muchas gracias por vuestros comentarios y un saludo.

Kris dijo...

Yo también nací allí.

Anónimo dijo...

Es un centro obsoleto, carente de una plantilla profesional adecuada. Por no tener no tienen ni colchones antiescaras o máquinas extractoras para pacientes con traqueotomía.Las guardias médicas se hacen fuera del centro y los miércoles no existe tal servicio. Sólo la escasísima plantilla de enfermería merece el reconocimiento público de este centro sanitario privado-concertado.
La dirección provincial del INSALUD o del SACYL deberían controlar y evaluar periódicamente este tipo de centros, para una adecuada prestación de servicios a la ciudadanía.

Tato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anonimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anonimo dijo...

Creo que la última firma del artículo no es acorde con éste ni con la realidad.

Todo es muy fácil de manera anónima, y trás la pantalla de un ordenador.

La mayor virtud del ser humano es su capacidad imaginativa, su don de inventar.
Por desgracia, éste "don" es el preferido de las lenguas viperinas; amantes de escupir su veneno sobre otros

Una leonesa dijo...

Si haceis otro reportaje fotográfico mañana, os encontrareis los mismos muebles que hace todos esos años. La grua de levantar enfermos no funciona.Tengo las fotos sacadas recientemente al visitar un familiar.
La televisión también, en unas habitaciones sólo se ve un canal nada más en otros 2 pero nada de canales de TDT....
Se debería controlar estos centros para ver dónde se va el dinero de la sanidad pública. No puede cobrar lo mismo Otazú que Alto LLano ó El monte San Isidro.
Las enfermeras son las únicas que salvan la situación con su trato.
Instalaciónes, administración 0 enfermeras 10.

casimiro dijo...

estuvo mi abuelo alli ingresado 3 semanas y suscribo las palabras anteriormente dichas


las instalaciones CERO patatero, de la postguerra

los medicos bastante mediocres siendo benevolos

las enfermeras y auxiliares un 10 para ellas, son las unicas profesionales de todo el edificio

no se como un sitio asi puede estar abierto y encima sufragado con dinero publico

Anónimo dijo...

El artículo está muy bien, gracias por artículos así.

Respecto a los comentarios que pone alguna gente, sólo me gustaría anotar que es mejor callar si se carece de cultura.

¿Dinero público?
¿Médicos mediocres?

Qué casualidad que éstas afirmaciones las haga gente que defiende a capa y espada a las ex-enfermeras del centro.

Qué fácil es hablar en un "pueblo" tan pequeño como éste.

Enhorabuena a Otazu por aguantar 66 años un negocio familiar sin ayudas públicas (Al contrario de las sandeces que dice aquí la gente)

PD: Prefiero que me opere un cirujano de su talla, y no ver el TDT, a tener un plasma de 42'' y que me opere un mindundi.