El León Curioso

miércoles, 3 de junio de 2009

A ver si cunde el ejemplo

Visto en el Hogar del Pensionista del Barrio de la Vega.

6 comentarios:

El internauta de León dijo...

Recuerdo haberlo leido en algún sitio, muy bueno.

La vecina del primero dijo...

Es que son como niños...

galerada dijo...

Esto debería de estar vigente en muchas cafeterías,y además que el que lo engorrinase y/o descolocase las páginas pagase el doble de consumición.Por cochinos y abusones, saludos

Anónimo dijo...

Lo del periódico muy bueno, pero ¿habría manera de poder leer el anuncio que asoma por detrás? Eso de que se busca "señor que no quiera estar en esta residencia" apunta bien.

Anónimo dijo...

Que grande. En todos los bares hay el típico señor o señora, que se toma un café, abre la primera página y va leyendo con detenimiento hasta los anuncios más inverosímiles de la esquina más alejada, así una página tras otra hasta que más o menos 3 horas despues llega a la última página. Cuando parece que van a terminar, echan un vistazo disimulado a su alrededor y si descubren a un pobre ingrato con cierta cara de ansiedad esperar a que finiquite esa última página.... todavía se permiten el placer de echar otro vistacito por si acaso aún les quedaba algo por leer...disfrutando su victoria.

Basta ya!! XD

Yo he visto en algun bar algo así como "No hace falta aprenderse el periódico de memoria, aquí no hacemos exámenes"

De todos modos yo creo que el tema del periódico es algo muy "leonés", yo en otras ciudades nunca he visto nada parecido.

El León Curioso dijo...

Os puedo asegurar que en este hogar del pensionista los parroquianos no hacen ni caso al cartelillo y siguen aferrándose al periódico como si les fuera la vida en ello. El último anónimo ha descrito la situación como si la hubiera vivido.

Parece mentira que con lo que les gusta leer a estos paisanos, no hayan leido el cartel.